lunes, 10 de octubre de 2016

Prevenir el acoso escolar

El acoso escolar, también conocido por la palabra inglesa bullying, tiene una grave incidencia en España. Varios menores se han suicidado tras sufrirlo. Está detrás de miles de casos de depresión infantil y malos resultados académicos de alumnos inteligentes. Las autoridades académicas, los centros docentes, los padres y los medios de comunicación deben actuar concertadamente mediante las siguientes medidas, que son un resumen de las que aparecen en la Asociación Norteamericana de Psicología  y la página específica Alto al Acoso  (Stop Bullying).


Los efectos nocivos de esta práctica no solo recaen sobre los alumnos acosados, sino también sobre los acosadores, a los que degrada psicológicamente, les proporciona una vía de escape para sus problemas en vez de enfrentarse a ellos y puede ocasionarles expulsiones y sanciones académicas.

Autoridades académicas

1. Crear y mantener un teléfono público y gratuito para que los niños denuncien el acoso escolar y reciban consejos. El Ministerio de Educación de España se comprometió  a que estaría operativo en junio de 2016, pero no se puso hasta finales de octubre:

teléfono gratuito contra el acoso escolar
900 018 018
24h/365días

atendido por profesionales


2. Realizar campañas anuales de sensibilización en centros académicos y medios de comunicación, animando a denunciar el acoso.

Centros docentes

3. Contar con un protocolo antiacoso, firmado por el responsable del centro (por ejemplo, el director de la escuela), que debe exponerse legible y públicamente en la pared de una zona transitada (no vale el cuarto de calderas). Debe cumplirse este protocolo aunque no haya habido quejas por acoso. Si cualquier padre considera que no se cumple, podrá exigir su cumplimiento. El Ministerio de Educación, llamando "convivencia" al deseo de evitar el acoso, un eufemismo lamentable (lo primero que hay que hacer ante un problema es nombrarlo y anunciar que se está en contra, no disimularlo) ha recopilado en esta página  los protocolos contra el acoso de casi todas las autonomías (faltan Castilla y León, Extremadura y La Rioja).

4. Anunciar claramente al comienzo del curso que las agresiones, insultos o humillaciones entre compañeros no se tolerarán. Que los desacuerdos, absolutamente normales en la convivencia, deben plantearse primero a los delegados del curso, y si no se resuelven, al tutor.

5. Anunciar que la mala conducta inevitablemente bajará la nota, por más que se estudie, mientras que, con la buena, bastará con estudiar solo un poco para aprobar. Y llevar esto a cabo, por supuesto.

6. Buscar amigos a los estudiantes que, por sus circunstancias, experimentan dificultades para integrarse. Tratar de que grupos de buenos alumnos con algún interés común los acepten, para que no se conviertan en víctimas de acoso.

7. Expulsar temporalmente, sin miramientos, a los alumnos que agredan a otros. A la tercera agresión, expulsión definitiva de ese centro. Difundir a través de los tablones de anuncios que un alumno del centro ha sido expulsado definitivamente por agredir a otro (sin dar los nombres ni de agresor ni de agredido) y que se recomienda la resolución pacífica de conflictos para que no tenga que repetirse ese hecho lamentable.

8. Como condición para readmitir a un alumno expulsado temporalmente por agresión, los padres del agresor deberán firmar un documento contra el acoso (máximo, una página), redactado por los responsables del centro, por el que se comprometen a encauzar a su hijo. Si se niegan a firmarlo, el centro denunciará a los padres por incumplir el deber legal de procurar una adecuada formación y educación a su hijo. Esto no es ninguna broma: en España se han pagado elevadas multas y hasta hay padres que han ido a la cárcel por ello. En el caso de que se tema una agresión física por parte de los padres a los responsables del centro, estos podrán solicitar la presencia de la policía en la firma.

9. Poner cuidadores en el comedor, en el recreo, y en otras zonas de riesgo.

10. Mantener un buzón de sugerencias y quejas siempre abierto.

11. Si los acosos siguen produciéndose, con el acuerdo de una mayoría de los padres, instalar cámaras.

12. Si un docente observa un caso de acoso en el aula, debe intervenir inmediatamente para impedirlo e informar del incidente al jefe de estudios, que abrirá necesariamente un expediente y tomará declaración, por separado, a todos los alumnos implicados, y al profesor que lo ha presenciado. Con toda la información, decidirá las medidas que deben tomarse.

Padres de acosados

13. Hablar diariamente con los hijos, preguntándoles cómo les ha ido en la escuela y qué hacen allí con sus amigos, y escuchando con atención sus respuestas.

14. Estar pendiente de los posibles síntomas como nerviosismo, tristeza, ansiedad, falta de apetito, insomnio, pesadillas, ropa desgarrada, bajo rendimiento escolar o fobia escolar.

15. Preguntarles también sobre sus actividades fuera de la escuela. Si sale con grupos de amigos, dónde va y que hace.

16. Hablarle del acoso escolar. ¿Se produce en el centro donde va? ¿Cuándo sucede? ¿Qué hacen los profesores? Recordarle que, si le pasa a él, contarlo no es ser un chivato. Al contrario, cuando se tiene un problema que no se puede resolver solo, lo inteligente es pedir ayuda, o el problema se agrava.

17. No comprarle un teléfono móvil antes de que cumpla once años. Cuando lo reciba, enseñarle a bloquear en los chats a miembros que insultan y hacer que comprenda que uno nunca puede rebajarse a ese nivel, porque el odio a quien más daño hace es al que odia. La Guardia Civil da instrucciones para saber si existe ciberacoso y, en ese caso, recomienda que se llame al 062 (teléfono general de la Guardia Civil, no específico contra el acoso) para denunciarlo.

18. Dar ejemplo de cómo tratar a todas las personas (familiares, amigos, desconocidos) con amabilidad y respeto.

Acosados

19. No mostrar enojo ni miedo, ni llorar. Decirle con calma al acosador que lo deje en paz. No amenazar nunca "Se lo diré a mis padres", "Vas al director", etc. Vale más "Yo a ti te dejo tranquilo. Déjame a mí tranquilo."

20. Alejarse a paso normal para evitar problemas, pero no correr.

21. Contárselo a los padres el mismo día y pedirles que lo cuenten a los responsables del centro.

22. Procurar estar siempre acompañado. Tratar de ir al baño con un amigo.

23. En el autobús escolar, sentarse cerca de la parte delantera.

24. Evitar en lo posible las zonas donde actúan los acosadores.

Medios de comunicación

25. Difundir al menos una vez al año los datos sobre acoso, mostrando cómo se va evolucionando con respecto a otros años y otros países.

26. Informar de las iniciativas contra el problema, especialmente las más exitosas, para promover su extensión.

27. Incluir al menos una pregunta sobre el acoso cuando entrevisten a los responsables políticos de educación (ministros de educación o consejeros autonómicos) o cuando pregunten a cualquier candidato electoral sobre sus propuestas educativas.

Padres de acosadores

28. Hablar con ellos. Preguntarles por qué lo hacen, si son conscientes del daño que hacen y del castigo que les puede suponer.

29. Estar expuesto a un comportamiento agresivo o a un entorno demasiado estricto en casa hace que el niño tenga más propensión a ser acosador en la escuela.

30. También es posible que el acosador trate de sacudirse un problema de autoestima (bajas notas, por ejemplo) agrediendo a otros más débiles. En ese caso hay que resolver el problema de la autoestima (por ejemplo, con clases de refuerzo).
 ___________________________________________________________

Recomendación de la OCU: en caso de acoso escolar lo primero es comunicar los hechos a los tutores, al equipo psicopedagógico y a la dirección del centro escolar. Si no se interviene de inmediato, hay que hacerlo constar por escrito. Si los padres de la víctima consideran que el centro no la protege, deben denunciarlo ante la Inspección de Educación y, llegado el caso, ante la Fiscalía de Menores. Pero si las instituciones y los padres de los acosadores no actúan, la única solución para los padres de la víctima es cambiarla de centro y actuar judicialmente.

8 comentarios:

  1. Alertcops es una aplicación (app) gratuita para el teléfono móvil inteligente (smartphone) que permite enviar a la Policía Nacional y a la Guardia Civil –según demarcación- una alerta geo-localizada en tiempo real sobre un delito o situación de riesgo de la que se es víctima o testigo, estableciendo un diálogo inmediato con el centro policial receptor de la alerta. Alertcops, disponible para los sistemas operativos Android (Play Store) e iOS (App Store), ha logrado hasta el 9 de octubre de 2016 más de 285.000 descargas, y se encuentra entre las aplicaciones gratuitas mejor valoradas.

    La aplicación incorpora en su pantalla de notificación de alertas un botón específico para transmitir alertas de acoso escolar, poniendo a disposición de los menores y de sus familias una sencilla herramienta de denuncia.

    ResponderEliminar
  2. Necesitamos un Plan Nacional; campañas de educación de padres y niños con anuncios publicitarios, cómics, jornadas de información; necesitamos juzgados e inspectores escolares especializados, protocolos de actuación, centros de apoyo. Necesitamos visibilizar y priorizar el problema, como se hizo con la violencia de género.

    ResponderEliminar
  3. Campaña y vídeo de el rapero y actor El Langui contra el acoso escolar. No mires a otro lado y sé valiente. El testigo es la clave para inclinar la balanza a favor de la víctima.

    ResponderEliminar
  4. luisa.olaya-miguel.rodriguez23 de marzo de 2017, 19:04

    ESTRATEGIAS DE MITIGACIÓN
    Para el caso colombiano el estado ha creado la ley 1620 de 2013 “por la cual se crea el sistema nacional de convivencia escolar y formación para el ejercicio de los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar”. Esta norma es la ruta de navegación para las instituciones educativas al momento de abordar situaciones que atenten en contra de la integridad de los educandos. No obstante existen iniciativas que abordan específicamente las problemáticas producto del uso de las NTIC. A continuación se mencionan algunas de las entidades que lideran la lucha contra los delitos informáticos:
    Centro Cibernético Policial: La policía colombiana ha creado esta dependencia con la finalidad de atender todos los delitos que se efectúen a través de los medios digitales. A través del portal web de esta entidad puede accederse a información como guías con pautas para la prevención de actos criminales, índices y recepción de denuncias. De igual manera se dispone de una app para móviles denominada CAI VIRTUAL disponible en todas las tiendas de descarga, compatible con los ANDROID, IOS y WINDOWS.
    Basta de Bullying.com: Esta iniciativa es liderada por el canal Cartoon Network, busca concientizar a jóvenes y adultos acerca de la importancia de frenar el acoso escolar. En el sitio web de la campaña se encuentran pautas y recomendaciones, así como actividades interactivas que permiten diagnosticar posibles casos de acoso.
    Pantallas Amigas: Es una organizar internacional que cuenta con el respaldo de diversos entes. Se especializa en la elaboración de material ilustrado que sirve de apoyo para la intervención en situaciones en las que representan vulneraciones a través de la web.
    A continuación se presentan algunas recomendaciones para la prevención de delitos a través de las redes sociales:
    Recomendaciones para prevenir el bullying en el colegio según el Club Planeta (2010):
    • “La disciplina que se mantenga en el salón y la escuela en general es fundamental para la construcción de una buena conducta.
    • Es importante la supervisión de los alumnos dentro y fuera de los salones, en los patios, baños, comedores, etc.
    • Establecer claramente las reglas de la escuela y las acciones que se tomarán en conductas como el bullying.
    • Actuar rápido, directa y contundentemente en el caso de que se presente alguna sospecha de acoso escolar.
    • La escuela debe estar abierta a las quejas y sugerencias del alumnado y padres de familia, se sugiere la colocación de un buzón.
    • Realizar cursos o conferencias para padres y maestros donde se puedas tratar temas como el bullying.
    • Adicionar o reforzar el tema de educación en los valores en el curso de los estudiantes.
    • Los maestros pueden apoyarse en los alumnos para identificar casos de acoso, deben ser muy inteligentes y saber quién puede darles información valiosa” (Club Planeta, 2010).
    La organización Pantallas Amigas (2011) da una lista de 6 recomendaciones vitales al momento de proteger la privacidad de las juventudes en las redes sociales, estas son:
    1. “Conocer y configurar de manera detallada las opciones de privacidad.
    2. Identificar las funciones y los efectos de cada acción.
    3. Proteger los datos personales.
    4. Proteger personalmente los datos.
    5. Mantener una actitud proactiva en la defensa de los datos propios.
    6. Evaluar las actitudes y condiciones de privacidad de los contactos” (Flores, 2011).

    ResponderEliminar
  5. luisa.olaya-miguel.rodriguez23 de marzo de 2017, 19:15

    RIESGOS DE LA INTERNET PARA LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES
    El auge tecnológico ha representado especialmente para las nuevas generaciones una modificación en las formas de socialización. Se han generado nuevas maneras de comunicación basadas en la mediación de pantallas, tales como las redes sociales, que incluso ganan mayor relevancia que el contacto frente a frente. Esto debido a que en la virtualidad cada quien puede escoger cómo verse y que mostrar de sí mismo, representando para muchos la oportunidad de construir un espacio idealizado que sirve como escape a la realidad. Sin embargo, este hecho ha generado una serie de situaciones adversas que ponen en riesgo la integridad física y emocional de los ciberusuarios.
    En la edad escolar es cuando más se presentan vulneraciones a la integridad personal a través de los medios de comunicación digitales. Dichas afectaciones son generadas tanto por pares como por adultos. Entre los jóvenes es frecuente el uso de las redes sociales para atacar la autoestima de un compañero, mientras que los mayores se aprovechan de la confianza de los menores para inducirlos en acciones denigrantes generalmente de tipo sexual. Con base en la información recolectada se han tipificado una serie inadecuados, A continuación se especifican dichas conductas tomando como referencia la información presentada en el sitio web de la fundación PANTALLAS AMIGAS (2015):
    Ciberbullying: También denominado como ciberacoso o ciberviolencia, se presenta cuando uno o varios menores agresores a través principalmente de las redes sociales efectúan actos que afectan negativamente la imagen de otro menor víctima. La raza, sexo, clase social, aspecto físico o personalidad son algunos de los aspectos que motivan la agresión. Este tipo de situaciones lastima directamente a quien las padece y puede generar daños serios en la autoestima, aislamiento, depresión, ansiedad, autoculpa, entre otros.
    Sexting: Esta práctica constituye en el “envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles” (Pantallas Amigas, 2015).
    Grooming: Es una manifestación de la pederastia. En esta modalidad el adulto emplea las redes sociales para establecer vínculos afectivos con menores desconocidos, a través del uso de perfiles falsos o de la persuasión. En la mayoría de casos el adulto pretende obtener satisfacción sexual y adquirir material audiovisual íntimo del menor víctima, por lo que puede constituirse en pornografía infantil.
    Robo de identidad: Esta conducta se presenta cuando “una persona adquiere, transfiere, posee o utiliza información personal de una persona física o jurídica de forma no autorizada, con la intención de efectuar o vincularle con algún fraude u otro delito” (UNAM, 2011). Muchos jóvenes son víctimas de este delito ya que por su apariencia sus imágenes son utilizadas en perfiles falsos.
    Revangeporn: También denominado como pornovenganza, esta modalidad se da cuando con la intención de generar daño se publica contenido sexual de una persona sin su consentimiento. Este material es difundido de manera pública y en la mayoría de veces es enviado a personas cercanas a la víctima.
    Tecnoadicción: dicha problemática se refiere a “todos aquellos fenómenos o problemas de abuso de las NTICs, y se refieren frecuentemente a la adicción a Interent, adicción a los teléfonos móviles (incluyendo p.ej. la adicción a los SMSs) y a la adicción a los videojuegos (incluyendo cada vez más los videojuegos online)” (Tecnoadcciones.es, 2015).

    ResponderEliminar
  6. "Hay algunos indicadores que pueden poner a los padres sobre la pista para saber si su hijo es un acosador", explica Andrés González Bellido, maestro, orientador educativo, psicólogo y coordinador del programa Tutoría Entre Iguales (TEI), que ya se ha implantado en más de 8.000 centros educativos de España para combatir el acoso y mejorar la convivencia escolar. "Por ejemplo, el agresor suele ser un niño que tiene dificultades para regular la frustración, que siempre quiere tener la razón y que presenta dificultades para la empatía, para ponerse en la piel del prójimo", apunta Bellido.

    Por su parte, Ferrán Barri, psicólogo clínico y psicopedagogo, opina: "El agresor suele ser un niño con importantes carencias de autoestima, que trata de compensar buscando a personas más débiles que él para elevarse sobre ellas y creerse fuerte".

    "A veces -prosigue Barri- son niños con padres que los someten a altas tasas de exigencia, aunque, en otros casos, ocurre todo lo contrario y resulta que el acosador es un niño que se ha criado con unos padres despreocupados de él".

    Existe todavía una tercera tipología, más habitual de lo que parece, "la del niño que copia de los adultos y, por ello, adopta roles machistas, racistas u homófobos, por ejemplo"

    Las de los agresores son, la mayoría de las veces, conductas difíciles de reconducir. "Han que desaprender, cambiar el patrón de valores, trabajar otras habilidades sociales", dice Barri. Y, a pesar de que el peso de las familias es muy importante en la prevención y detección del acoso escolar, "lo más determinante, desde el punto de vista del agresor, es su grupo", subraya González Bellido.

    Son los amigos o los compañeros de clase los que refuerzan las conductas agresivas o los que las reprimen, asegura el coordinador del programa TEI. "Yo diría que, en una balanza, el peso que tiene el grupo sobre la conducta de un joven, sea este acosador o no, es el doble del que tiene la familia o la escuela", apunta. En todo caso, castigar o expulsar al niño agresor debería ser siempre la última opción, "porque no soluciona el problema a largo plazo", coinciden los expertos.

    ResponderEliminar
  7. Un niño acosado es un niño que sufre y no es capaz de soltar una lágrima. Desconfía de todo y todos, pues no entiende lo que ocurre. Es débil, por supuesto que es débil; solo es un niño. Tiene una herida muy profunda, pero no sangra. Nadie lo ve. Puede reír, puede saltar, puede jugar, incluso tener algún amigo. Lo hace llevando a cuestas una mochila cargada que, si nadie le ayuda a quitarse, llevará toda su vida.

    ResponderEliminar
  8. “Hasta 2006 se había actuado desde las normativas, y todos los colegios debían poner en marcha una estrategia antiacoso; sin embargo, no había herramientas que realmente se basaran en pruebas y los niveles de acoso no bajaron. Es más, parece que aumentaron”, explica Salmivalli, profesora de Psicología, que dice que, ahora, tenían la oportunidad de poner en común toda la experiencia que habían desarrollado “y traducirla a recursos prácticos que pudieran usar profesores”. Así nació, KiVa, abreviatura en fines de kiusaamista vastaan (contra el acoso), una herramienta que trabaja las emociones de la clase con lecciones mensuales y juegos de ordenador.

    La particularidad del programa finlandés es que, mientras la mayoría de iniciativas contra el bullying se centraban en el matón o la víctima, había un elemento clave con el que apenas se trabajaba: el público. Las humillaciones del acosador solo tenían sentido si había una audiencia que las aplaudía. “Los investigadores están de acuerdo en que una de las principales razones del acoso escolar es la gran necesidad de estatus, visibilidad y dominio de algunos estudiantes”, explica Salmivalli. Y dice que con el abuso —ya sea físico, psicológico o social— sobre los estudiantes con menos poder, otros demuestran su estatus y el grupo, a menudo, lo refuerza. Este programa “se basa en la idea de que el cambio positivo en el comportamiento de la clase puede reducir la recompensa que obtienen los acosadores del bullying y por tanto, su motivación para acosar”, aclara.

    ResponderEliminar